Show simple item record

dc.contributor.authorMiñarro Yanini, Margarita
dc.date.accessioned2012-05-01T20:49:00Z
dc.date.available2012-05-01T20:49:00Z
dc.date.issued2009
dc.identifier.citationRevista del Ministerio de Trabajo e Inmigración (2009), no. 82, 341-355
dc.identifier.issn2174-7504
dc.identifier.issn2174-7512
dc.identifier.urihttp://hdl.handle.net/10234/35941
dc.description.abstractEl Convenio sobre trabajo marítimo 2006, tiene una especial importancia, ya que trata de unificar y dar respuesta a las necesidades de un sector que requiere de una normativa unificada y globalizada que garantice unas condiciones de trabajo dignas a la gente de mar. Por consiguiente, fija las normas mínimas que han de observarse antes de que la gente de mar pueda trabajar a bordo de un buque. Esas normas mínimas resultan fundamentales y básicas para realizar cualquier trabajo a bordo. Así, resulta evidente la importancia de fijar como Regla la edad mínima de dieciséis años para realizar cualquier tipo de trabajo en el mar. Esta regla debe ser aplicada obligatoriamente de la forma prevista en la parte A del Código, por lo que se impone a los Estados miembros la obligación de prohibir el empleo o la contratación o el trabajo a bordo de buques a menores de dicha edad. De otro lado, se establece una edad mínima superior para trabajar en circunstancias que puedan resultar peligrosas para la salud o seguridad. La norma hace referencia a trabajos que puedan resultar peligrosos para «su salud o su seguridad»; si bien, deja la determinación de esos tipos de trabajo a los Estados miembros, de tal forma, que será la legislación nacional, previa consulta con las organizaciones de armadores y de gente de mar interesadas, de conformidad con las normas internacionales pertinentes, las que deban determinarlos. De igual manera, el examen médico de la gente del mar tiene una especial trascendencia, habida cuenta de su vinculación no sólo con la salud de los marinos, sino también con la salud de todas las personas que se encuentran a bordo y con la propia seguridad marítima. Por este motivo, y con la finalidad de garantizar el que gente del mar tenga la aptitud física necesaria para realizar el trabajo en el mar, se establece como Regla, por lo tanto, obligatoria para los Estados miembros, el que la gente del mar no pueda trabajar a bordo de un buque si no posee un certificado médico válido que acredite su aptitud física para desempeñar sus funciones. Por último, la formación constituye un requisito previo fundamental determinante de una navegación más segura y más competitiva; como consecuencia, se establece como Regla que la gente de mar no trabaje a bordo de un buque si no ha sido formada para ello o no posee un certificado que acredite que tiene las competencias profesionales u otras calificaciones para ejercer sus funciones
dc.format.extent15 p.
dc.format.mimetypeapplication/pdf
dc.language.isospa
dc.publisherMinisterio de Trabajo e Inmigración. Subdirección General de Información Administrativa y Publicaciones
dc.rights© Ministerio de Trabajo e Inmigración. Subdirección General de Información Administrativa y Publicaciones
dc.subjectBuques
dc.subjectSeguridad
dc.subjectSalud
dc.subjectTrabajadores del mar
dc.subjectOrganización Internacional del Trabajo
dc.subjectConvenio sobre el Trabajo Marítimo
dc.subject.lcshMerchant mariners--Health and hygiene
dc.subject.lcshCollective labor agreements--Merchant marine
dc.subject.otherMarins mercants--Salut i higiene
dc.subject.otherConvenis col•lectius de treball--Marina mercant
dc.titleAcerca de las disposiciones sobre niveles de dotación y protección de la seguridad y salud a bordo de buques contenidas en el Convenio de la OIT sobre el Trabajo Marítimo, 2006
dc.typeinfo:eu-repo/semantics/article
dc.rights.accessRightsinfo:eu-repo/semantics/openAccess
dc.relation.publisherVersionhttp://www.empleo.gob.es/es/publica/pub_electronicas/destacadas/revista/numeros/82/341.pdf


Files in this item

Thumbnail

This item appears in the following Collection(s)

Show simple item record